OPINION: Leonel Fernández: «El señor es mi Pastor»

May 26th, 2015 | Por | Categoría: Locales, Reciente

p int sup

edwinEl expresidente Leonel Fernández se dirigió al país, la noche del lunes 25 de mayo, para referirse a la sonada reforma constitucional. Eligió el formato de una grabación reproducida por radio y televisión.  En el centro de su alocución estuvo, como era de esperarse, la repostulación presidencial. A continuación, algunas de las ideas expresadas por el anterior primer mandatario:

 En el inicio de su discurso hizo un recorrido histórico por los rechazos permanentes a las solicitudes que le hacían para que aspirara por segunda vez consecutiva. Inexplicablemente, apareció su antecedente recurrente: en el 2004 el país estaba sumergido en una crisis, pero él fue elegido presidente y, entonces, vino el crecimientoeconómico (cerca de un 7%) y la reducción y estabilidad de la tasa del dólar. ¿Hasta cuándo, Leonel, hasta cuándo?

Prosiguió su ruta hacia el 2008, destacando que en su gobierno hubo problemas, pero no por él, sino por la crisis alimentaria, la especulación financiera y los contratos a futuro: todas razones internacionales. Continuó hacia el 2010, donde dos millones de dominicanos le rogaron que se repostulara, mediante las famosas firmas (todos recordarán cómo fue el proceso). Añadió que, a pesar de contar con una popularidad altísima, suficiente para ganar en primera vuelta, declinó a la petición de la mayoría, por principios. Cabe destacar que esa «popularidad» era tan alta, que la CID-Gallup realizó una encuesta, ese año, sobre la valoración de los presidentes caribeños y centroamericanos, y hasta a nivel internacional, Leonel resultó ser el presidente peor valorado de los participantes.

En su lección de historia, el presidente del PLD se mostró opuesto a la reelección por convicción y principios. Adujo, además, que él era un guardián de la Constitución. Y muchos hechos lo corroboran, por ejemplo, cuando en 1994 Peña Gómez ganó las elecciones, pero el penúltimo ardid de Balaguer le robó el trofeo, que finalmente benefició, en 1996 al presidente de entonces (coincidencia: el Dr. Fernández). Igual, defendió la soberanía consagrada en la Carta Magna con los acuerdos para explotar nuestro suelo, para privatizar hasta el aire y como en el caso de la Sun Land. Qué raro que, además, que no se opusiera a la reelección de legisladores y alcaldes. El cabeza del partido gobernante presentó sus argumentos jurídicos, explicando que está en desacuerdo con el procedimiento, también. Propuso, entonces, el referéndum.  ¿Terminará el tema en el Tribunal Constitucional?

En una gran parte de su discurso, se presentó como una persona humilde y sin grandes pretensiones («ningún cargo público); contra quien es presa de la «avaricia, la ambición, el despotismo y la tiranía, sin decoro». Mejor aún, recordando que por la flexibilidad de la Constitución vino Trujillo, después de Horacio Vásquez. Aquí se refirió al Trujillo del siglo XXI. ¿A quién se habrá referido?

Finalmente, aseguró que recorrería el país otra vez (¿cuándo fue la primera?) para volver a brindar su apoyo desinteresado a Danilo Medina. Recuerden que el actual presidente es el mismo que dijo: «El Estado se impuso». Cerró invocando el Salmo 23, que pudo rezar así: «Aunque pase por el valle de sombra de muerte,
no temeré mal alguno, porque el Tribunal Constitucional está conmigo;  la Suprema, la Junta y el Tribunal Superior Electoral, me infunden aliento».

 

pc int

PC INT 3

PUB -INTER 1

Deja un comentario