Mas noticias

La desigualdad, el gran reto de las democracias latinoamericanas

pobresaCARTAGENA (Colombia).- La desigualdad es el gran reto de las democracias de América Latina, región que ha superado muchas dificultades en los últimos 25 años, con reducción de la pobreza, crecimiento de clases medias e instituciones, pero sigue siendo la menos equitativa en términos sociales y económicos.

Así quedó en evidencia durante el foro sobre gobernabilidad democrática organizado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) e inaugurado hoy por el secretario español de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, en Cartagena de Indias (Colombia).

Un reto “es plantear seriamente el problema de la fiscalidad, que es donde se juega el futuro de la región”.

A la desigualdad se suman otras amenazas como elpopulismo y la inseguridad ciudadana, advirtió Gracia, palabras que complementó el secretario político de laOrganización de Estados Americanos (OEA), Kevin Casas, quien mencionó la gran transformación política y social que está viviendo América Latina.

“La desigualdad es un asunto que nos preocupa a todos, no puede haber una desviación tan grande desde los que tienen más a los que tienen menos, hay que buscar fórmulas desde la gobernanza global. Eso va en contra de la estabilidad de los países, de las clases medias”, dijo Gracia.

Sobre la inseguridad comentó que “lamentablemente sigue siendo un problema enorme en toda América Latina (…), hay una sensación de impunidad”, remarcó, al insistir en que este problema ahoga a todo el continente, desde México hasta el Cono Sur.

Gracia además manifestó que “hay una tendencia al populismo, a las soluciones fáciles” y puntualizó que “los gobiernos no son lo que eran porque el poder está más parcelado y es más difícil generar mayorías y acuerdos”.

Por su parte, Kevin Casas expuso el crecimiento que han experimentado las clases medias y la transformación que eso conlleva. En ese contexto afirmó que “una reforma fiscal progresiva es la gran asignatura pendiente de América Latina”.

Un reto “es plantear seriamente el problema de la fiscalidad, que es donde se juega el futuro de la región”, insistió, al aseverar que la “proliferación de demandas sociales surgen del crecimiento de las clases medias, que son más amplias que nunca, y con su voz defienden calidad de los servicios públicos”.

Esas expectativas ciudadanas están dando lugar a cambios que “van a definir la suerte de la democracia”, apuntó Casas, para detallar que los ciudadanos son exigentes y reclaman “buen gobierno.

“Buen gobierno implica elecciones libres, no hacer locuras con la macroeconomía, políticas sociales robustas y ser capaces de tener un impacto en la pobreza y la desigualdad. A la gente no le importa mucho quien haga esto, que venga de la izquierda o de la derecha”, afirmó.

Además advirtió de la pérdida de credibilidad de los partidos políticos y llegó a preguntarse: ¿Quizás estén destinados a desaparecer?”, por lo que exigió una reflexión al respecto.

Durante la primera jornada del foro celebrado en el Centro de Formación de la Aecid, en Cartagena, también participó el secretario ejecutivo adjunto de la CEPAL, Antonio Prado, quien celebró “la relativa estabilidad democrática” de América Latina porque, a su juicio, la mayoría de los países han vivido en los últimos años la etapa con más estabilidad de su historia.

“El otro rasgo es que ha sido la más desigual del mundo”, complementó, al anunciar que “la cohesión social es el medio para lograr mejores resultados” y entonces es cuando “la gobernabilidad democrática cobra sentido”.

Por último, el coordinador de Gobernabilidad Democrática del Buró Regional de la ONU para América Latina y el Caribe, Gerardo Noto, reconoció que si bien la variable de apoyo a la democracia ha subido hasta el 58% en la región, “hay altos niveles de insatisfacción”.

“Seguimos siendo la región más desigual del mundo no sólo por ingresos, también en términos de genero, edad, origen étnico”, alertó.

Noto dijo que “la dispersión del poder, la mayor participación y el empoderamiento ciudadano es un complejo proceso que aun desafía a nuestras democracias”.

E indicó que en este contexto “la prioridad es promover una agenda de participación ciudadana y de inclusión”.

Este foro, al que asistieron expertos de distintos países de América Latina, continúa mañana en Cartagena con un debate en torno a la construcción de paz en Colombia

Publicidad

Related Posts