Locales

La Iglesia Católica: Inseguridad ciudadana no justifica los “linchamientos” civiles

2A9A3826-5BBD-4392-B2D6-5F6FB5077884_jpg__600__450__CROPz0x600y450SANTIAGO:  La Iglesia Católica calificó de “tremento error” que ciudadanos impongan justicia por sus propias manos, como ocurrió reciéntemente en la comunidad Las Palomas, del municipio Licey al Medio, donde mataron a un joven que supuestamente había atracado dos bancas de apuestas.

“Esas acciones no se justifican, aunque la creciente delincuencia y la inseguridad ciudadana, que se siente indefensa y a merced de los malhechores”, manifestó la Iglesia en editorial de este domingo del semanario Camino, principal órgano escrito del Arzobispado de esta ciudad.

Agregó que “el linchamiento de personas por multitudes enfurecidas, llenas de odio y venganza, se está convirtiendo en una escena común, y eso sumamente peligroso, no debe producirse”.

“En diversos lugares del país se presencian estos actos monstruosos. La semana pasada ocurrió en Las Palomas, Licey, cuando un joven de apenas 21 años de edad fue muerto por personas que le dispararon ante la vista de todos como si se tratara de la caza de un animal”, recordó.

Sostuvo que “esas acciones son síntomas evidentes de una sociedad invadida por el cáncer de la descomposición social, haciendo trizas la convivencia civilizada”.

Dijo que “estos hechos horrendos hechos nos hablan del fracaso de las autoridades para enfrentar con medidas eficaces el crimen y la delincuencia”.

“Está demostrado hasta la saciedad que el método de matar a violadores de la ley, como forma de prevenir el crimen y la ­delincuencia, ha sido un total fracaso. Recordemos que la fiebre no está en la sábana. Es un síntoma que nos avisa que algo anda mal en el cuerpo, en este caso, la sociedad dominicana”, sostuvo.

Consideró que “hay que emplearse a fondo para buscar las verdaderas causas del caos social que padecemos”.

“Las injusticias sociales, la desintegración familiar, la falta de ­oportunidades para los jóvenes, el delito sin castigo cuando se trata de políticos y ­personas con apellidos sonoros, el auge del narcotráfico, el entierro de los valores y la mala conducta de muchos adultos que ocupan posiciones públicas, son algunas de las causas que han creado este ambiente hostil y peligroso”, afirmó.

Indicó que “frente a los linchamientos de seres humanos, el Gobierno debe tomar medidas urgentes para frenar este atentado contra los derechos humanos, y entiende que esta práctica no puede seguir echando raíces en nuestro pueblo”.

Publicidad

Related Posts