Portada

OPINION: Analisis sobre la Psicología forense en RD

 

ARIEL GPOR YVAN ARIEL GOMEZ RUBIO (Fiscal)

Etimológicamente el término “forense” deriva del latín “forensis”, referido al fórum de las ciudades romanas; la plaza donde se trataban los negocios públicos y donde el pretor celebraba los juicios. Por tanto, la palabra está referida al “foro” o lugar donde se administra justicia. “Sitio en que los tribunales oyen y determinan las causas” (Diccionario de la Real Academia Española).

En general, el termino Psicología forense engloba todas aquellas actividades que el psicólogo puede realizar en el “foro”, en intervenciones específicamente solicitadas. En palabras de J. Urra (1993) es “la ciencia que enseña la aplicación de todas las ramas y saberes de la Psicología ante las preguntas de la Justicia, y coopera en todo momento con la Administración de Justicia, actuando en el foro (tribunal), mejorando el ejercicio del Derecho”.

Es preciso señalar que el Código Procesal Penal Dominicano, establece en el artículo 170 la libertad probatoria, esto significa que los hechos punibles y sus circunstancias pueden ser acreditados mediante cualquier medio de prueba permitido, salvo prohibición expresa, y que para que estas sean admisible deben estar sujeta a su referencia directa o indirecta con el objeto del hecho investigado y a su utilidad para descubrir la verdad. La valoración de una prueba por parte del juez o tribunal debe ser valorada conforme las reglas de la lógica, los conocimientos científicos y las máximas de experiencia…

La Psicología Forense, está definida como una rama de la Psicología jurídica que se ocupa de auxiliar al proceso de administración de Justicia. Es una división de la psicología aplicada relativa a la recolección, análisis y presentación de evidencia psicológica para propósitos judiciales. Por tanto, incluye una comprensión de la lógica sustantiva y procesal del Derecho en la jurisdicción pertinente para poder realizar evaluaciones y análisis psicológico-legales e interactuar apropiadamente con jueces, fiscales, defensores y otros profesionales del proceso judicial.

La psicología forense es la fusión de dos ciencias distintas que se necesitan mutuamente: el derecho y la psicología. Si bien ambas tienen al individuo como objeto de estudio, asumen un enfoque y metodologías bien distintas y delimitadas: el derecho no puede dar explicaciones sobre la motivación de la conducta de una persona que cometió un delito, y la psicología no puede juzgar, demandar o defender a un individuo
En ese sentido la Psicología Forense, cabe dentro del rango de peritaje y eso significa que para que un informe pericial Psicológico tenga fundamento y sea acreditado debe hacerse en base a las reglas establecidas. Para ese orden el artículo 204, condiciona la realización de un peritaje cuando para descubrir o valorar un medio de prueba sea necesario tener conocimientos especiales en alguna ciencia, arte o técnica, y que esta debe ser practicada por expertos imparciales, objetivos e independientes. Estas condiciones deben ser a pena de inadmisibilidad debido a que en proceso lo que se busca es la verdad, y para encontrar esta verdad el individuo debe apartarse de los prejuicios, odio, rencor y sentimientos.   
En la Republica Dominicana, podemos decir que la Psicología Forenses con fines judiciales, tiene su base legal con la Ley 454-08, que crea el Instituto Nacional de Ciencias Forenses, publicada en la Gaceta Oficial no. 10491 del 28 de Octubre del año 2008. Esta ley define el Instituto como un Órgano Técnico funcionalmente independiente, con la misión principal de brindar los auxilios científicos y técnicos a los órganos de investigación y a los tribunales, y la psicología forense es una de las áreas de servicios.
Existe una Subdirección de Medina Forense, creada por la Ley con atribuciones específicas, dentro ellas, rendir los informes correspondientes en áreas especializadas y exclusivas de la disciplina médico legal, y prestar los servicios de Patología Forense, servicios médicos legistas, Psicología Forense, Odontología Forense y sexología Forense. Para ilustrar la importancia de esto según la Ley que crea el Inacif, en su artículo 11, párrafo final, esta institución es la única facultada para expedir los informes y peritajes requeridos por el Sistema de Administración de Justicia.
Según Ibáñez y de Luis, 1992, el objetivo último de la evaluación psicológica forense es elaborar el Dictamen Pericial correspondiente al objeto litigioso.
En la Republica Dominicana, esta rama ha venido teniendo avances importantes al punto de que ya varias universidades han hechos su aportes, y la administración de justicia está haciendo uso de ella.
A modo de ejemplo, en los archivos de la administración de justicia en Barahona, fue conocido un importante caso que mencionamos porque ya tiene sentencia firme e irrevocable   en contra del acusado RICHARD RODRIGUEZ NOVAS, quien había violado en varias ocasiones a una joven y luego se fue a España durando alrededor de siete años fuera del país y su víctima era menor de edad cuando este cometió los hechos. En un momento en que este regresó a Barahona, fue apresado y sometido a la justicia. Este joven fue acusado y condenado por violación sexual y la prueba más importante que se acredito y se valoró fue un peritaje psicológico forense del Instituto Nacional de Ciencias Forenses. Esta evolución utilizó los métodos de 1- Entrevista Clínica, 2- Observación Directa, 3- Dibujo de la Figura Humana (DFH, evalúa la personalidad), y 4- Dibujo del Árbol (evalúa la personalidad profunda). 
Sin embargo, la psicología forense en la Republica Dominicana, debe estar más accesible a los usuarios, esto debido a que no existen hasta ahora las Regionales suficientes del Instituto Nacional de Ciencias Forenses, que brinde este servicio porque todo está centralizado en Santo Domingo y Santiago.

Publicidad

Related Posts