Locales

OPINIÓN: Contaminación ambiental y ecosistema en Barahona

JOBAL3BARAHONA- Se hace costumbre en los seres humanos valorar algo cuando ya no se posee, nos lamentamos cuando nos hace falta aquello que en algún momento nos sobraba. Entre las personas mayores se escucha hablar de un tiempo en el que se podía inhalar aire puro y fresco, se escucha hablar de un espacio en el cual la naturaleza se hacía notar en toda su expresión. Con estos argumentos no afirmo que en Barahona se haya perdido la esencia de disfrutar de un entorno agradable. No, sin embargo estamos contribuyendo a que esto suceda.

Dando un vistazo hacia el pasado, notamos un entorno diferente, y hoy ¿En que lo hemos convertido? Hemos saturado nuestra ciudad de contaminación en un tiempo muy acelerado. ¿Alguna vez se han preguntado de qué manera nos afecta esto? Quizás se sorprendan, pero la contaminación del aire es la responsable de matar a 7 millones de personas anualmente (una de cada ocho muertes a nivel mundial) y esto es solo a través del aire ¿Qué hay de los demás tipos de contaminación?

Claro está, esto tiene su trasfondo social. Con el paso de la Segunda Guerra Mundial, y el comienzo de la década de los 50, el mundo aceptó el concepto del consumismo extremo, la idea era generar un estilo de vida basado en el consumo desmedido para incrementar las ganancias en menor tiempo. Durante ese periodo, la potencialidad productiva se multiplicó vertiginosamente, el industrialismo alcanzó su mayor auge y la competencia de las empresas por ser el número uno (acelerando el nivel de producción) aumentó de forma significativa la propagación de CO2 y demás gases nocivos para la atmósfera.

Imagínense todo ese panorama sin reciclar, fomentando la producción descontrolada de residuos sólidos, sin regenerar los recursos naturales, por el contrario, abusando del privilegio de poseerlos, agotando cada día más su existencia. Sumándole a todo estos factores el calentamiento global, también consecuencia el sistema que hemos creado ¿A dónde iríamos a parar?

Ahora hablemos del caso de Barahona, créanme no es la excepción ante el fenómeno. Desde hace tiempo aquí se piensa desarrollar el ecoturismo, y permítanme decirles que tenemos las condiciones naturales para que eso no solo sea una idea, sino una realidad. Mencione condiciones naturales porque éticas, no. Lamentable es preguntarnos: ¿De esa forma queremos fomentar el ecoturismo en nuestra región? ¿Ecoturismo en un lugar donde respirar te causa problemas respiratorios? (Gracias a los residuos tóxicos emitidos por algunas fábricas, ejemplo: Block Khoury) Un lugar donde no se aprecia el concepto de forestación, por el contrario, se cortan árboles centenarios en lugares donde se hace necesaria su ubicación. Un lugar donde la contaminación auditiva se hace presente en cada esquina (el caso de los colmados). Un lugar donde se puede recorrer un trayecto significante con alguna envoltura de papel, una botella de plástico… O cualquier residuo en la mano por falta de un zafacón y que gracias eso tenemos calles inundadas de basura. Un lugar donde sus zonas costeras no solo están repletas de arena, sino también de residuos sólidos. Un lugar donde el río que atraviesa la ciudad es un foco de contaminación. De ninguna manera ¡Tenemos que parar ya! La contaminación nos agobia.

Pero ya basta de enaltecer la problemática ¿Qué podemos hacer para ser parte de la solución?
En estos últimos días he estado discutiendo con un grupo de jóvenes ciertas problemáticas medioambientales, precisamente eso fue lo que me motivó a escribir este artículo. Se emitieron varias ideas ¡Muchas ideas! Haría falta papel para plasmarlas, puede que sean simples, pero si se ponen en práctica revolucionarían nuestro espacio.

En primer lugar se necesita crear conciencia. Si existe algo que le hace falta a nuestra población es conciencia, crear un estado de sensibilidad y conciencia contribuiría a arrancar el problema de raíz. Esto iría de la mano con la creación de grupos juveniles para ser multiplicadores de un mensaje positivo a favor del medio ambiente.

Esta también la reforestación, práctica que se ha menguado en nuestros días. Si por cada árbol cortado se siembran cinco, créanme que la realidad fuera diferente ¿Se imaginan que los árboles proporcionen red WiFi? Todos andaríamos como locos buscando una porción de tierra para plantar semillas. Su importancia va mucho más allá; nos proporcionan oxígeno y absorben el tan dañino Dióxido de Carbono.

No hay que dejar atrás los operativos de limpieza en zonas costeras y lugares estratégicos de gran atracción para los turistas, lugares donde los barahoneros suelen recrearse.
¿Y qué hay del reciclaje? ¿Y si en lugar de desechar, reciclamos? Cambiar el método lineal por uno cíclico ayudaría a reducir la cantidad de residuos que se generan diariamente. Acompañado de esta iniciativa, se podrían crear talleres de reciclaje.

Y si es cierto que existen autoridades que se encargan de aplacar dicha problemática, pero sería absurdo dejarle lo que debería considerarse un deber ciudadano, a unos pocos. Ya es tiempo de que cambiemos nuestra realidad ¿Por qué no ser parte del cambio?

Lo que tal vez cause interés es que, nosotros habitamos en un planeta que no es eterno y al ritmo que vamos se necesitarán 20 como estos para satisfacer las necesidades de la sociedad actual.

Publicidad

Related Posts