Locales

OPINION -El Demonio dentro de la Iglesia.

Por Félix Betances.

Los hechos ocurridos en la Iglesia Católica durante décadas tanto en lo relativo a la pederastia como en lo relativo al manejo equivocado en el aspecto económico, cosas que innegablemente han llegado hasta el propio Vaticano; se han convertido en lo que muchos definen como: “un Infierno”.

Hablar de hechos bochornosos cometidos por jerarcas de la Iglesia Católica (Diáconos, Sacerdotes, Obispos y por representantes directos del Papa) y cuyo radio de acción ha abarcado al mundo católico, han llegado tan lejos, que han motivado la actuación directa del Papa Francisco, considerado por muchos como el Papa mas revolucionario que jamás existió en el Vaticano.

El Sumo Pontífice, en principio pidió perdón al mundo por las tropelías causadas en el Seno de su Iglesia, pero convencido de que no era suficiente, ha tenido que enfrentar con valor esa desgracia, caiga quien caiga.

Como muestra, decenas de casos ocurridos en la República Dominicana al igual que  en Puerto Rico,  Brasil, chile, Estados Unidos y otras partes del mundo, han obligado a la alta jerarquía de la Iglesia, a pararse en dos patas y tratar de buscar poner fin de alguna manera, a esa terrible desgracia.

Su Santidad ha mantenido un discurso orientador pero a la vez enérgico, dirigido a que los representantes de la Iglesia actúen con corrección y con verdadera vocación cristiana, habiendo manifestado en ocasiones, que Satanás ha entrado en la Iglesia.

Sin embargo, hay quienes entienden que el Papa Francisco no ha hecho lo suficiente para corregir el mal, mientras otros opinan que no le queda fácil dominar a los “demonios internos”, ya que se oponen grandes y fuertes intereses. En consecuencia, hay quienes han llegado a preguntarse: ¿Dominará el Diablo a Dios, dentro de la Congregación Católica?.

Mientras tanto, el Papa esta obligado a seguir trabajando en procura de aplicar una profilaxis dentro de  dicha Iglesia y a permitir que los organismos de orden interno, continúen con su trabajo, hasta lograr un castigo ejemplar para cada uno de los depredadores de Seres humanos indefensos, quienes a su vez se convierten en mutiladores implacables de la propia fe cristiana.

¡Pena de la vida para esos simuladores e indecorosos criminales, propiciadores de la desgracia de miles de familias que depositando su fe en ellos, terminan arruinando la vida de paz y armonía que allí esperan encontrar; traicionando, primero a su Iglesia y luego a miles de fieles que caen impunemente en sus garras!.

¡Adelante Papa Francisco!.

Related Posts