Portada

OPINION- EL PLD coincide: descartar el candidato más vulnerable

Por MIGUEL ESPAILLAT GRULLON
En medio del maremoto que han producido dos artículos de mi autoría, en los que señalo por qué Hipólito no debe ser el candidato, el periodista Martínez Pozo, escribe un artículo titulado- “Leonel Fernández encarna la derrota del PLD”- en el que explica a los peledeistas, el por qué, ese líder, no debe ser el candidato por ese partido en las elecciones del 2016.

Martínez pozo, César Medina y otros periodistas pagados por el peledeismo, no escriben lo que les da la gana, sino que sus artículos son el consenso del equipo de pensadores del PLD. Ese equipo, que en los Estados Unidos le llaman “think tank”, está constituido por un grupo de talentosos y bien informados personajes, con especialidades en comunicación y estrategias electorales. Su único trabajo consiste día a día en seguir los movimientos de la oposición y acontecimientos políticos en general, para en base a ellos, en consenso, elaborar las estrategias de comunicación a seguir, con las cuales, los periodistas al servicio del peledeismo, elaboran los artículos que deben salir al gran público.

¡Ojo…a lo que nos revela Pozo!…cito:  “No es un secreto para los que manejamos informaciones privilegiadas”- “está clara cuál es la opción para lograr el objetivo de desplazar al PLD: aupar a su candidato más vulnerable”.

Sigue la cita: “Tienen en su poder estudios cualitativos, que expresan unas de las características que la gente aspira para un nuevo presidente, es que represente una opción nueva, que la alta valoración que está proyectando Luis Abinader en estudios que no son para publicación sino para poseer datos certeros, se debe a que la gente lo asume como lo nuevo” (Fin de la cita).

Pero se da el caso, que en nuestro PRD Mayoritario no se cuenta con ese equipo de pensadores, sino que sus estrategias son las ordenadas por el eterno candidato Hipólito Mejía, en medio o después de un suculento desayuno de yuca con salchichón, o por individuos emocionales, que gustan y se procuran la amistad del líder, por razones de todos sabidas.

Es importante que esto se sepa, para entender que todos los escritos de los periodistas aludidos tienen un fin específico bien calculado. Por ello, cuando Cesar Medina, escribe que la Convergencia se está desmembrando, hay que estudiar los objetivos buscados, con ese artículo. Pero también por igual, cuando Martínez Pozo escribe “Leonel encarna la derrota del PLD” también hay que analizar el mensaje político que se quiere transmitir. En consecuencia, analicemos este artículo, para tratar de descifrar sus objetivos.

En primer lugar, el peledeismo se ha dado cuenta, vía sus pensadores, que Leonel, dado su descrédito, con su larga cola que le pisen, no puede ser el candidato de ellos en las elecciones del 2016, si quieren tener las máximas posibilidades de triunfo, y se lo están dejando saber a su masa votante y al mismo Leonel y a su gente a través, en esta ocasión, de Martínez Pozo.

Este mensaje, estoy seguro, será asimilado y aceptado por los peledeistas como bueno y válido y, en consecuencia, lo pondrán en práctica sin mayores problemas, en aras de que su partido retenga el poder, porque ellos (los peledeistas) no son de los que sacrifican sus metas colectivas, por beneficiar a un líder y a su grupo, tal como se ventila en el PRD Mayoritario. Ello es así, porque la gente del PLD analiza sus conveniencias y se plega a ellas, mientras nosotros los perredeistas mayoritarios, nos destruimos, con la maldita sierra de la discordia, o cuando no, nos mutilamos y laceramos estúpidamente, con la mandaría de la estulticia.

En definitiva, los peledeistas con este trabajo de Pozo, están buscando curarse en salud, para evitar una derrota previsible, de ser Leonel el candidato. Es lo que yo también he querido con mis artículos se entienda, que sucedería lo mismo con la Convergencia, de ser Hipólito el candidato.

Al gran público que me sigue y al país en general, debo aclarar con respecto a mi apoyo a la candidatura de Luis Abinader, lo siguiente:

Primero: ese apoyo deriva de una profunda reflexión, de las que he concluido, que con Luis tenemos la mayor posibilidad de ganar las próximas elecciones del 2016, en base a los criterios que expongo de inmediato:  Luis, proyecta una imagen formal,de solemnidad, de aplomo y a la vez de sencillez, que se corresponde con la investidura de un jefe de Estado moderno. En él, no se observa, nada de canchanchaneria ni de soberbia, pues, como he sostenido anteriormente, la responsabilidad de gobernar una nación, es cosa muy seria, para que esté en manos, de quien todo lo quiere resolver con un chiste de mal gusto o con un relajo, pero que también se comporta como un troglodita.

Segundo: Luis proviene de una familia cuyo patrimonio familiar ha sido adquirido en base al trabajo, y además, ha sido educado con altos valores familiares, filosóficos y culturales que se observan en su comportamiento diario.

Tercero: Su profesión de economista le da muchos puntos a su favor, pues gobernar a un país, se trata entre otras cosas, de administrar sus recursos, siendo los economistas los profesionales más indicados para esa labor.

Cuarto: La aceptación que yo he podido comprobar en la calle, de su persona, le dicen a mi sentido común, que él (Luis Abinader) debe ser el candidato, pero además, la confesión que Pozo hace en su artículo de esa preferencia y del porqué, refuerzan mis criterios del porque Luis Abinader debe ser el candidato de la Convergencia.

 Para mejor comprensión de este punto, cito el párrafo donde Pozo hace la confesión de mi anterior referencia: “Tienen en su poder, estudios cualitativos, que expresan unas de las características que la gente aspira para un nuevo presidente, es que represente una opción nueva, que la alta valoración que está proyectando Luis Abinader en estudios que no son para publicación, sino para poseer datos certeros, se debe, a que la gente lo asume como lo nuevo”.

Para concluir con mis argumentos, del por qué Luis Abinader debe ser el candidato, solo me resta decir, principalmente a los que se me acercan para decirme, que él no va a hacer nada por el país, porque él, lo que es un hijo de papi y mami, que representa esa burguesía rancia del Santiago y del resto del país, etc., a ellos les digo y a mí mismo, que eso puede ser, no lo descarto, pero que no dejen de tener en cuenta que muchos de los peores enemigos de los pueblos, han venido de la pobreza. Lilís, Trujillo, Balaguer y Leonel Fernández son ejemplos típicos de esa saga. Mientras también se da el caso, que grandes revolucionarios han venido de clases acomodadas. Fidel, el Che, Manolo y otros tantos son paradigmas de ello.

Ante esos señalamientos de mis amigos, también les he explicado que en mi juventud yo creía que los cambios se hacían de un día para otro, pero que con el tiempo he comprendido que las escaleras no se suben de golpe, sino, peldaño por peldaño.

Si con Luis, un hombre que estimo decente, desplazamos el peledeismo y la corrupción de la administración pública y otros grandes males, lograríamos el ascenso de uno o varios peldaños, en la larga escalera a subir, para restaurar en algo la atrofiada democracia dominicana.

Con las premisas anteriores quiero significar, que mi apoyo a Luis Abinader lo hago de buena fe, sin venderlo como inmaculado, sino, con la expectativa, de que no nos defraudará como anteriormente lo han hecho otros tantos. En consecuencia, de llegar él a presidente de la Republica, corresponderá a él, y a nadie más, la conducta que asuma ante el país, ante Dios y ante la historia.

Aprovecho esta oportunidad, para hacer un llamado a todos los perredeistas, inmersos en el quehacer político partidario, que nos dejemos de la estupidez de estar dañando la amistad entre nosotros por defender a candidatos, cualesquiera que estos sean. Compañeros, estos señores de las alturas son amigos entre todos ellos, y sus “pleitos y diferencias”, son meras escaramuzas. No se olvide que entre ellos se han repartido todas las riquezas que produce el país, y que no es verdad que por pleitos entre ellos, van a echar a perder las bases sociales y económicas que sustentan su estructura de poder.

No olvidemos, que Danilo es compadre de Quique Antún. Hatuey Decamps se enorgullece de su amistad con Leonel. Miguel Vargas e Hipólito tienen fuertes lazos familiares. Hipólito es cachanchán de todos los reformistas, peledeistas y trujillistas, en especial de Euclides Gutiérrez, Amable Aristy Castro y otros cientos de ese “linaje”. Y de Leonel, lo es a tal punto, que por esa amistad, ese expresidente volvió al poder a ser el verdugo del país, y en especial de los perredeistas. También en esos círculos, nuestro Luis tiene sus amigos y tuercas, que espero no sean de escollo a las responsabilidades de Estado que tendría que asumir, en caso de que llegase a regir los destinos nacionales.

Finalmente, termino este escrito repujando en alto relieve el punto clave del mensaje que he querido llevar a todos mis compañeros de partido y al país en general. Me asombra la simplicidad de algunos, al referirme que todo se va a resolver cuando se elija el candidato del PRD Mayoritario en una Convención Democrática. ¡Anja! ¿Y no sabe Hipólito y su gente, el secreto a voces, de que si él resulta ser el candidato por la vía que sea, no permanecerán en la Convergencia los actuales que la componen, ni se integraran a ella sectores progresistas, que de no ser él, lo harían? ¿Ante esta eventualidad, aunada a su alta taza de rechazo, piensa él ganar una elecciones? ¿Y si él y su estado mayor no son ajenos a mis razones, entonces por insistir en una candidatura, que nos traerá la derrota? ¿O es que hay un plan artero, para que el PLD siga en el poder? Sin más explicaciones, dejo estas interrogantes como punto para reflexionar, para que sean los lectores los que saquen sus propias conclusiones y a Hipólito y su estado mayor, desenredarnos ese bollo.

Posdata

1-Aclaro a mis contrarios que escribiré sobre este tema todas las veces que sea necesario, y que no se trata de una sola golondrina que no hace verano (porque no estoy solo en esto), sino que se trata de la gota que ha iniciado la catalización de un proceso revolucionario que rescatará el Partido de sus secuestradores y conservadores, porque este Partido tiene que volver a ser he hecho, la “Esperanza Nacional” de un pueblo que se cae a pedazos, porque sus líderes lo han permitido y sido cómplice de ello.

Mi opinión sobre la candidatura de Hipólito, pese a las razones claras que he planteado, se han distorsionado, y no se han comprendido por algunos sectores de fanáticos, de tontos útiles, por los lacayos de siempre y cómplices de lo mal hecho, que incurren en la arena con pasión arrebatadora,cuando se trata de criticar los desmanes del contrario, pero que a la vez son ciegos, sordos y mudos ante las inconductas “de los nuestros”. Solo espero que el tiempo, no me dé la razón cuando ya sea demasiado tarde, para hacer enmiendas y se comprenda que no debemos sacrificar el triunfo colectivo, en pos de un liderazgo fabricado en los Medios calculadamente por los opositores, que ven en ese líder, con sobradas razones, su mejor carta de triunfo, liderazgo, que para más desgracia, su mayor logro ha sido, convertir nuestro Partido, de revolucionario a rebucero y pusilánimes, y de ponerlo al servicio de potentados, castas y grupos extranacionales, que para nada les interesa la suerte de nuestro pueblo y la República.

2-Es de conocimiento general, que por prudencia, he tenido que tomar la decisión de ausentarme del Partido, pues por mis escritos me he convertido en la manzana de la discordia, por lo cual, para no ocasionar refriegas entre el grupo minoritario que me detracta y el grupo mayoritario que me apoya. En este momento angustioso de mi vida, solo le pido a Dios, que me de mucha paciencia, valor, sabiduría y amor, para salir airoso de esta contienda, luchando contra la fórmula de mordaza y censura trujillista que me quieren imponer.

 Y triunfaremos, porque yo no encarno la ficción de David contra Goliat y su rebaño de filisteos, sino, la realidad de un pueblo que se ha cansado de ser utilizado y engañado. Y que sepan los lacayos de siempre y tontos útiles, que no nos amedrantaremos, y que todos esos epítetos que usan contra nosotros, de rata, basura, escoria, traidor y otros tantos, más bien nos fortalecen, porque el ser catalogado de traidor, nos indica que estamos en lo correcto, como en el ayer lo estuvieron Los Trinitarios, que fueron sacrificados por quienes en verdad si eran cobardes traidores, por lo que también a nosotros, de esas calumnias, la historia nos absolverá.

Para terminar con este adenda, invito a mis adversarios y enemigos, a replicarme circunscribiéndose a desmontar punto por punto los motivos que expongo por los cuales Hipólito no debe ser el candidato, haciendo uso de la metodología científica, sin acudir para descalificarme, a insultos del bajo mundo, y a disparates, como esos, de que lo hago por frustración y envidia, y porque tengo un empacho de pelo en el estómago. Espero que acepten el reto.

Related Posts