Mas noticias

OPINION: ¿FUNCIONARIOS O IMPOSTORES E HIPOCRITAS?

matos feliz1Por  Rafael Matos Féliz

Pasado el período de las bullas navideñas y del nuevo año, vuelvo por mis fueros a acometer sobre aspectos de la política y la socioeconomía vernácula nuestra. Hoy le meto mano a eso que eufemísticamente se llama funcionario, pero que en la mayoría de los casos son impostores e hipócritas de viejo cuño, haciéndose pasar por personas distintas de las que son.

Empiezo diciendo que esos impostores e hipócritas metidos a funcionarios pertenecen en su mayoría a lo que se denomina “clase media” o “pequeña burguesía” (hay excepciones). Este sector de clase, que no es una clase en sí ni para sí, es muy propenso a hacer las diabluras más escalofriantes y criminales en contra de la mayoría, con tal de sacar provechos personales, grupales o familiares.

La pequeña burguesía es un sector de clase intermedio entre el proletariado y la burguesía (de ahí lo de clase media), que intenta escalar hacia la burguesía acumulando e incorporando mano de obra, pero padece la competencia desigual del capital económico que la relega a una función marginal y la arruina, y corre así el riesgo de proletarizarse.

Este hecho impulsa a buena parte de los pequeños burgueses a “buscársela a como dé lugar y donde sea” y que entiendan les es más fácil conseguir lo que probablemente en buena lid, nunca conseguirían. De ahí, el narcotráfico, el sicariato, la corrupción, el tráfico de influencias, la mafia, el tráfico de personas. También, hay otros que ya han acumulado las riquezas y necesitan mecanismos de impunidad o de inmunidad y entonces buscan funciones públicas que les garanticen esos fines.

La fuente predilecta y que es motivo de este comentario es engancharse a “funcionario”. Para ello, los partidos políticos les sirven como trampolín perfecto. Allí buscan sus otros iguales y “diseñan” la forma de cómo asaltar una función, que en su perversa filosofía, le dará lo que tanto buscan, que puede ser riqueza, poder, impunidad, inmunidad, etc., etc.

Es muy difícil, por no decir imposible, que uno de estos personajes se quiera poner el traje de funcionario para cumplir los roles definidos en la función que busca, o para coadyuvar a la mejoría de la colectividad o para servirle al país. No, desde que se montan en la “gurrupela” de una función, ya sea director, ministro, legislador, alcalde, regidor, etc., inmediatamente se disponen a traicionar la función para la cual, le han designado o elegido.

Se convierten en impostores e hipócritas. Toman el puesto,el cual le han asignado, para traicionarlo. Corrompen y se corrompen, roban y permiten robar, trafican con los principios y los valores de las funciones públicas y lo peor de todo eso, se quedan muy “tranquilos” y hasta se justifican y buscan a quienes les justifiquen y les apoyen sus vagabunderías.

Todas las instituciones, especialmente las públicas, tienen un reglamento o estatuto orgánico que define con claridad meridiana los roles que debe desempeñar el funcionario. Pero los impostores e hipócritas van a los puestos con sus normas y estatutos preconcebidos, como son: estatuto “familiánico” (basado en las costumbres de su particular familia), estatuto “amigónico” (basado en las cherchas de sus amigos), estatuto “canchanchánico” (basado en las ventajas de sus canchanchanes), estatuto “grupónico” (basado en los canes de su grupo), estatuto “partidónico” (basado en violaciones del partido), en fin, nos estamos gastando un tremendo grupo de impostores e hipócritas.

La última cosa que a esos impostores les llega a la cabeza es que tienen una “función pública”, lo que quiere decir, que se deben y deben actuar conforme al interés colectivo, según lo reza y manda el cargo que han asaltadocomo impostores, hipócritas y traidores.

Mi recomendación final, en esta parte de este comentario, es que podemos descubrir al impostor, hipócrita y traidor con antelación. Existen señales que son inequívocas para detectar a esos depredadores del bien colectivo.

A saber: sus historias pasadas a favor de la colectividad, ¿qué han hecho y qué hacen ahora?; ¿quiénes son sus mejores aliados? (¿y estos quéhan hecho por la colectividad también?); ¿están comprando conciencia y prostituyendo para que les apoyen?; ¿hacen mucha parafernalia con dinero y con el poder?; ¿tienen algunas colas que les pueden pisar?; o simplemente lo que buscan es una función pública para tener inmunidad y diferenciarse de los pobres pasándose por rico. Veamos los síntomas para saber la enfermedad.

Volveremos con el tema……

Publicidad

Related Posts