Mas noticias Portada

OPINIÓN: ¿Hacia dónde vamos?

milciades encarnacion

Por Milcíades Encarnación

En la pasada entrega denominada hacia dónde vamos, hemos reconocido que las relaciones internacionales de la República Dominicana, han sido un punto débil en los últimos meses  y  como país en las últimas décadas; el Ministerio de Don Carlos Morales Troncoso se distinguió por un trabajo parcial y partidario y muy mal enfocado, que determinó la base para el fracaso de los futuros incumbentes de esta cartera Diplomática.

Por su parte el Ministro Andrés Navarro realizó una labor brillante, llena de logros, con una línea de defensa del interés nacional a la altura de la más cualificada diplomacia internacional, aunque aún no sabemos la razón por la que fue cambiado por un político partidario que ha hecho de esta entidad diplomática un sucursal del partido Revolucionario Dominicano, cancelando personal diplomático formado por otros que solo son políticos, ansiosos,  habidos de tener que llevarse en las uñas de guaraguao que los han calificado en sus deshonrosas funciones anteriores.

Lo que acaba de ocurrir, con la apertura de las relaciones con la República Popular China, colma el clima de deslealtad diplomática internacionales para un territorio diminuto del Caribe, como lo es la República Dominicana, que concentra entre el mar y el cielo y su cercana frontera, los deseos de superación y progreso de un pueblo, malamente administrado por Rufianes

Ha sido el rompimiento diplomático con los Taiwaneses, el tumbe más grande que le hayan dado a un pueblo como Taiwán, que lo único que han hecho es el bien sin mirar a quien, con las donaciones de carros y camionetas para la Policía Nacional, construcciones y apadrinamientos de escuelas, Hospitales, donaciones de tecnología, computadoras, motores para patrullaje, ambulancias y luego de recibir todo esto sorprenden a Taiwán con la ruptura de las relaciones diplomática o amistosas, en violación de los acuerdos.

Las disputas mundiales se dan por los mercados y por las fuentes de materias primas, por la tecnología, por la ciencia y el registro de mercado, por salir del sub-desarrollo, sin embargo,  la República Dominicana solo ha venido proyectando los escenarios para las inversiones turísticas, para seguir siendo un país servil, lo que no nos enorgullece, ya que si seguiremos a este ritmo nos quedaremos  en el sub-desarrollo por varias décadas, diferentes a otras políticas que llevan otros países y no nos asombra ya que de los problemas tradicionales como la falta de agua, luz, alimentación, vivienda, salud, aun estamos en pañales, ya que nuestros gobernantes solo se han preocupado por modificar la constitución de la República para reelegirse cada cuatro años.

Que en lo adelante Dios nos agarre confesados, ya que algo de lo que no se ha dicho y que es la base primordial de este acuerdo, es el dinero y los intereses que están de por medio, para ser usados en la próximas reelección del presidente Danilo medina y lo peor del caso es que algunos políticos de la mal llamada oposición, como es el caso de Luis Rodolfo Abinader Corona, ha apoyado este acuerdo diplomático coincidiendo con su contrario, y ya sabemos el por que, porque el político opino del tema como empresario como también lo hicieron en sus actuaciones Danilo Medina  y  Miguel Vargas, por lo que seguimos preguntándonos como dominicanos, que por mala suerte con políticos que sólo piensan en ellos mismos nunca en el interés colectivo, “¿Hacia donde vamos?”

Related Posts