Mas noticias

OPINION: Hacia un mundo multipolar

ISMAEL BATISTADespués de la segunda guerra mundial, los principales protagonistas de la contienda bélica, winston Churchill líder de Gran Bretaña, Franklin D. Roosevelt presidente de los Estados Unidos y Joseph   Stalin líder soviético, se distribuyeron prácticamente todo el planeta. El desaparecido muro de Berlín que separaba   Alemania en occidental y  oriental fue un mudo testigo del reparto.

Terminado el conflicto bélico, se inicia lo que se conocerá en el presente y en el futuro como el periodo de la Guerra Fría, que no parece ser tal, porque las guerras de ocupación y de preservación de naciones o Estados ocupados, continuaron.

Simultáneamente,  en el mundo se percibían los efectos de la Guerra Fría, a la par se impulsa una carrera armamentista encabezada fundamentalmente por las grandes potencias de la época: los Estados Unidos y la Unión Soviética, así como también,  implementada en menor escala por otros Estados. En el ínterin de lo que sucedía en el resto del planeta, el gigante asiático, la República Popular China, sumida en el fragor de la revolución cultural impulsada por Mao Zedong, se mantenía aislada.

En fin, como resultados de la evolución de estos acontecimientos,  dos fuerzas hemogénicas   polarizaron el  planeta en dos corrientes ideológicas y políticas  diametralmente opuestas, por un lado está la representación del campo socialista y en el otro campo capitalista.  Este sistema,   acogió e impulso el modelo económico neoliberal, el cual alcanzó  su mayor aceptación en los años 80s; bajo las premisas de este modelo el capitalismo alcanzó gran desarrollo tecnológico en todas la aéreas del saber humano, marcada por el uso de la informática.

En tanto, entre1991 y 1995  se implementan  reformas estructurales y políticas en  la Unión Soviética: la Perestroika o restructuración económica y la glasnost (apertura, transparencia o franqueza) que culminan con la desintegración de la gran unión del campo socialista.

Todos estos acontecimientos que impactaron al mundo,  darían paso a lo que se perfila hoy en  un mundo multipolar. En este  proceso de cambios que  suceden en el planeta, la República Popular China tiene un rol estelar, avalado y estimulado por el gran crecimiento de la economía del gigante asiático, que le ha permitido penetrar con cuantiosas inversiones en la economía mundial, siendo América latina un receptor de importancia de esos recursos que se integran a las economías e impulsan las políticas de desarrollo en la región

Esta política de crecimiento o expansión económica del otrora gigante dormido, en su despertar, también ha impulsado conjuntamente con otras economías emergentes la integración económica: ejemplo, el banco de desarrollo del  BRICS, formado por Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica. De modo tal, que la hegemonía de las finanzas de antaño,  de los organismos crediticios internacionales comienza agrietarse para dar paso a nuevas estructuras financieras.

Ahora bien  ¿Cómo logra América Latina o Sudamérica la integración a ese proceso?

                                                 En América Latina

El inicio tiene tanto tiempo como el resurgir y el crecimiento  de la economía China; en nuestra América,  el camino hacia la multipolaridad, tiene un referente obligado.  Se inicio el primero de enero de 1959 en Cuba, cuando Fidel Castro comandando un grupo de guerrilleros derrocó el dictador Fulgencio Batista,  dando paso de esta manera a un proceso revolucionario, que a la larga,  tendría grandes repercusiones en América Latina y el mundo.

 Transcurrieron decadas para enraizar la influencia de la revolución cubana en Latinoamérica, hasta que al fin, aparece Hugo Chávez  Frías  y le abre las puertas. Comenzando de este modo un proceso de intercambio, cooperación y de integración de de los Estados de la región.  En medio del proceso, los cubanos hacen galas del internacionalismo revolucionario, practica social que le abren los ojos a las sociedades  latinoamericanas, resultando en que los pueblos eligieran gobernantes  de corte progresistas con Hugo Chávez a la cabeza, entre otros.

Este proceso de cambios en Latinoamérica, ha sido la base de la  integración de los Estados latinoamericanos,  lo que se ha convertido en  la base estratégica de acción para continuar la inserción e intercambio, en amplia dimensión,  fuera del ámbito americano, abriendo fronteras en otros continentes. Es que  los gobiernos de hoy han dicho no,  a la hegemonía fáctica, para dar pasos reales camino a la construcción de un mundo multipolar en dirección a la autodeterminación de los pueblos.

Publicidad

Related Posts