Portada

OPINION: ¿Los peligros de la polarización política?.

felix betancesPOR FELIX BETANCES.

El sistema de gobierno que impera en la República Dominicana, según lo define la Constitución, es el democrático y representativo, que es aquel en el que mediante elecciones libres, se elige a las autoridades, llámense: Presidente y Vicepresidente de la República,  los representantes del Congreso Nacional (Senadores y Diputados), además de las autoridades  municipales.

Sin embargo, si se analiza la realidad de las cosas, en nuestro país, nunca se ha practicado una verdadera democracia ya que los llamados políticos, muchos de los cuales, de política no saben nada, sino que llegan a hacerse políticos a través de acontecimientos, se las han agenciado para imponerle al pueblo, lo que a ellos se les ha antojado, en contraposición a los buenos deseos y aspiraciones de los que votan.

En ese ir y venir, nos encontramos con los Partidos tradicionales, que no han sido capaces de renovar sus propósitos por carecer de principios, convirtiéndose en verdaderos canceres para el pueblo y que en una lucha tenaz y antagónica, siempre se las han arreglado para obtener la mayoría o la casi totalidad de los miembros del Congreso Nacional, a fin de lograr que allí se apruebe todo lo que le venga en ganas al Presidente de la República, cuéstele lo que le cueste a la ciudadanía, tal y como ocurre en la actualidad.

La falta de inteligencia política, ha hecho de los llamados “políticos”, una especie de trogloditas a los que solo les interesa llegar para destruir todo lo que encuentran a su paso, incluyendo los dineros del Estado que con tanto sacrificio pagamos los ciudadanos y ciudadanas.

Es por eso que vemos a un Partido queriendo mantener una mayoría aplastante sin detenerse a pensar que al sistema en que “dicen que vivimos”, lo que más le conviene es el equilibrio de fuerzas, de manera que esto permita definir las cosas de una mejor manera, siempre pensando en los beneficios del pueblo y no de sus bolsillos.

Cuando se vive bajo sistemas como el que nos toca vivir, altamente vulnerable, se permite todo tipo de desmanes y desórdenes y lo peor es que, ni siquiera se plantea el consenso ni los acuerdos, sino que las   disposiciones,  se imponen.

Ojalá y que este pueblo empiece a ver en la distancia la realidad de lo que vivimos y que pueda irse liberando de la dependencia de una fundita, de quinientos pesos y un Sandwich o de una promesa falsa de un empleo o alguna prebenda que en la mayoría de los casos, se quedan “lo comido por lo servido”, pues todo el mundo sabe lo que hacen los políticos dominicanos después que llegan a las posiciones.

Llegan a nombre del pueblo, pero es solo para servirse de él.

 

Publicidad

Related Posts