Locales Portada REGIONALES Turismo

OPINION: Mercadear labores sociales no es una práctica ética, sino un acto de payasería y de hipocresía.

homi suaruesPor: Homi Suárez Jean-Pierre

Aprovecharse del dolor ajeno para engrandecerse ante la opinión pública constituye un acto inhumano desde mi óptica, aunque, ser solidario es una cosa y aparentar serlo es otra por el simple hecho de corearse de dadivoso ante la sociedad.

Cuando uno como ciudadano se identifica con algunas causas sociales,  implica muchas cosas y sobre todo implica mucha discreción, porque si sentimos la voluntad de ayudar hagámoslo y que si lo hacemos con la mano izquierda que la derecha no se entere, me explico si la intención es meramente de ayudar y buscarle solución al problema hay que ser solidario sin auto-proclamarse como mesías ante la sociedad, porque el único matiz que se puede percibir con estas actitudes son de engrandecerse a costa del dolor de otro.

Es lamentable que un amplio sector se identifica de esta causa sin ver más allá del problema que realmente existe,  y no es malo sentirse parte de la solución del problema, pero reitero jugar con la dignidad de las personas y sobre todo si son oprimidos por la sociedad del punto de vista social por (x) razón con esas ¨supuestas actitudes solidarias¨ repito no es un acto de buena fe, sino burlesco para los afectados.

Si bien es cierto los victimarios del siniestro necesita recuperar una vivienda, sus inmuebles y sinnúmero de cosas indispensables pa´ vivir más o menos dignamente.

Sobre si es responsabilidad del estado y sus instituciones correspondientes la solución al problema o no? Hay que decir lo siguiente; corresponde al gobierno municipal intervenir en este caso porque los afectados son parte del estado el cual el mismo estado es elegidos por ellos, los afectados también son contribuyentes o mejor dicho pagan impuestos igual que tu y que yo para que el aparato social funcione desde el punto de vista gubernamental.

Porque si la intención es ayudar con un acto de solidaridad, así mismo de buena fe los supuestos solidarios no son capaz de servir de portavoz y a su vez en conjunto de la ciudadanía velan por el bien funcionamiento y el buen uso del dinero público en los cabildos, eso también es un acto solidario, es en cierto modo garantizar al menos un buen estado de salud social pa´ cuando pasen casos como estos.

Reitero corearse con el dolor ajeno es un acto repugnante, es una ofensa a los sectores mas vulnerables de la sociedad que no son capaces de ver mas allá de esa supuesta ayuda solidaria como mecanismo de persuasión.

Tirarse un pedo en las redes sociales  cada vez que se necesite ganarse notoriedad ante la opinión publica y la sociedad en general es el acto mas hipócrita que alguien sea capaz de usar.

Por: Homi Suárez Jean-Pierre (El autor es estudiante de periodismo)

Publicidad

Related Posts