Portada

OPINION: ¿Un abucheo presidencial?

MIGUEL SANEspero que toda República Dominicana haya visto la magnífica inauguración de los Juegos Olímpicos de la nunca menospreciada ciudad de Rio de Janeiro. No voy a hablar del retrato de la historia de Brasil que fue el motivo del espectáculo electrónico y visual a escala monumental de la apertura. Vamos a tratar del repudio a los diez segundos de las palabras del presidente en funciones, Michel Temer.

La noticia la puede confirmar en el reportaje de El País de Madrid, España, dónde se relata un incidente que se quiso evitar un reproche que se vio televisivamente en todo el mundo, y quiso ser evitado. Dilma y Lula no se presentaron a la cita, ¿sabían de tal repudio a la clase política brasileña?

La versión brasileña de El País  presenta la inauguración  como un éxito, como la primera medalla de oro de Rio de Janeiro, algo que no disputo, pero no menciona la noticia del abucheo presidencial. ¿Están los políticos conscientes de que se encuentran como la arepa dominicana: con fuego arriba y abajo?

El calendario político es inexorable. Temer será presidente hasta octubre, si es que el juicio político o impeachment que lleva el senado en contra de Dilma no le abre la puerta para sustituirla como Presidente por los dos años faltantes del período constitucional. La oferta de Dilma, en consonancia con la opinión pública que desea nuevas elecciones, ha ofrecido que la restituyan en la Presidencia para llamar a un referéndum y así producir unas nuevas elecciones adelantadas para ¿sacar nuevas caras de los políticos brasileños?

Los políticos analizan las coyunturas que se les presenta, pero el pueblo piensa otra cosa. No hay afinidad, pero suponen que sí interpretan “el pensar y el sentir” nacionales. Esa infabilidad  no es la papal, ni hablan ex cátedra por lo que se equivocan al igual que todos los humanos. Juan Arias, ese columnista de El País, ya lo decía: “Los políticos no aprenden, y la sociedad acaba desconcertándoles”.

Pasa aquí y en Brasil. El abucheo presidencial al oportunista Temer significa que nadie ha convencido de que es el mejor para la presidencia del país “más grande del mundo¨.  Desde Dominicana, “la tierra que más amó Colón”, vemos este derrotero paralelo al deterioro de la clase política criolla, pero que ha destruido los fundamentos institucionales de la vida democrática, el sistema judicial, siento advertir que algún día aquí sonará un abucheo con tanto ímpetu como en Río, aunque sin el marco de unos Juegos Olímpicos.

Publicidad

Related Posts