Locales Portada

OPINIÓN: Un acuerdo político sanitario en la transición

LA VERDAD Y PUNTO
Por Dr. Carlos Julio Féliz Vidal

La República Dominicana vive una situación excepcional, que requiere de medidas extraordinarias. Una pandemia en pleno crecimiento, que prácticamente ha hecho colapsar el sistema de salud, lo que pone en riesgo la salud y la vida no sólo de los afectados por el covid 19, también del resto de la población aquejada por otras enfermedades.

La etapa más crítica de la pandemia coincide con un periodo de transición de mando, en el que normalmente las funciones estatales quedan en un “estado de limbo”, “de gobierno bobo”, que piensa más en preparar equipajes para irse, que en cumplir las funciones que le encomienda la Constitución y las leyes. El país no debería darse el lujo en estos momentos de descuidar el serio problema sanitario, el presidente electo y el actual mandatario, deberían encontrar una fórmula constitucional, legal y práctica que permita que el equipo de salud del nuevo gobierno, se integre desde ya, al unísono con el equipo actual, a enfrentar con la mayor objetivad y rigor técnico, el problema de salud colectivo más serio que ha vivido la República Dominicana.

Bastaría que Luís Abinader y Danilo Medina se pongan de acuerdo, para que los nuevos funcionarios de salud, sean nombrados por el presidente Medina, de manera adjunta al equipo actual, bajo el entendido que no habrán dos gabinetes de salud, sino uno coordinado por el actual ministro y los otros tendrían la cobertura de viceministros, vice directores, vice superintendentes, según sean los cargos más estratégicos del staff dirigencial del sistema de salud, lo que facilitará que no sólo haya información fluida de la pandemia, sino también trabajo de equipo, planeación e inversión oportuna de recursos para afrontar eficazmente la expansión de los contagios, asistencia hospitalaria, equipamiento técnico, ampliaciones de salas de cuidados intensivos, etc., así como intervención a tiempo a las áreas en el sistema y las zonas en el territorio, que requieran de políticas sanitarias urgentes y efectivas.
Sería un precedente útil para la situación del país, donde el interés nacional, colocado por encima del interés partidario y coyuntural, haga coincidir en un mismo espacio de tiempo, los pricipales técnicos de salud de dos proyectos políticos, uno que se prepara para dejar el Gobierno y otro que lo hace para asumirlo, todo en aras del superior interés nacional.
No hay impedimento constitucional ni legal para que ese acuerdo se materialice. Una vez asuma el nuevo gobierno, hará los cambios correspondientes, elevando a los adjuntos que así lo requieran a la condición de titulares, el viceministro que decida el presidente, a la condición de Ministro de Salud.
Creo que pasadas las elecciones, la mayor prioridad nacional es abordar la pandemia con transparencia y objetividad, bajo una cruzada nacional donde todos estemos llamados a ser parte de la solución.

El autor es maestro universitario, Director del Instituto Nacional de Investigación y Adiestramiento Jurídico, Coordinador Nacional del Movimiento Político UVA, Una Vuelta Abinader.

Periodista Emilio Saviñón, director

Publicidad

Related Posts