Portada

Policía informa que mató a dos hombres que “enfrentaron patrullas”

9968de97fa3c99f73d0a1cc98f0c238a_300x226La Policía reportó este martes que mató a dos hombres cuando alegadamente atacaron a sus agentes en hechos ocurridos en el sector Mendoza, en el municipio Santo domingo Este, y en Verón, provincia La Altagracia. Las muertes ocurrieron ayer lunes.

Una de las víctimas es Juan José Jiménez Encarnación, de 38 años, quien según  una nota de la uniformada, trató de agredir a machetazos a miembros de una patrulla en Verón, provincia de La Altagracia.

El otro muerto no fue identificado por la Policía, que sobre él solo informó que se trata de un joven de tez oscura, de unos 25 a 30 años, pelo crespo, de cinco pies, seis pulgadas de estatura, y 170 libras de peso, que llevaba puesto un jean azul y dos abrigos negros. Su muerte ocurrió en Mendoza.

“El informe preliminar del caso explica que una patrulla le daba seguimiento a dos hombres que momentos antes habían asaltado a Marcos Terrero Marte (a) Maicol, de 18 años, a quien despojaron de una motocicleta Suzuki AX-100, negra, placa K02551595”, dice.

Añade que cuando la patrulla avistó a los asaltantes les ordenó detenerse, éstos respondieron disparando con armas de fuego ante lo cual los agentes ripostaron hiriendo al desconocido en la cabeza, mientras su compañero escapó en una de las motocicletas.

“Los agentes recuperaron un arma de fuego de fabricación artesanal (chilena) y la motocicleta robada a Terrero Marte”, indica la nota.

Sobre la muerte de Jiménez Encarnación, señaló que fue abatido por una patrulla en Verón, en el distrito municipal del mismo nombre, cuando intentaba agredir con un machete a su mujer Lidia Paniagua Veras, de 37 años.

Afirma que los agentes llegaron al lugar atendiendo una llamada telefónica, ordenándole a Jiménez Encarnación que soltara el machete, pero éste le fue encima a los agentes que repelieron la agresión hiriéndolo de bala en ambas piernas y falleció poco después en la clínica rural de ese distrito municipal.

Los cadáveres fueron enviados hacia el Instituto Nacional de Patología Forense y la oficina regional del INACIF en San Pedro de Macorís, respectivamente, para fines de necropsia mandatorios.

Publicidad

Related Posts