Deportes Mas noticias

DEPORTE: Federer desafía el paso del tiempo

397968af8a72cff60a4640694e8de5fb_300x226NUEVA YORK (AP) — A sus 34 años y con cuatro hijos no se supone que Roger Federer debería estar revolucionando su arsenal tenístico.

Durante sus partidos en el Masters de Cincinnati, torneo que ganó por séptima vez, el suizo devolvía el servicio adelantándose hasta más de un metro de la línea de saque. El recurso asombró a sus rivales, incluyendo a varios de los mejores sacadores del circuito, como Kevin Anderson y Feliciano López.

“¡Estás volando por toda la pista!”, le murmuró a López tras perder en los cuartos de final. Según Federer, la idea surgió como una broma en un entrenamiento. Pero la ejecución fue cosa seria, y ante todo audaz.

En una era en la que jugar desde el fondo es la norma, el campeón de 17 Grand Slams tiene el descaro para tomar riesgos. ¿Por qué? Lo primero es desconcertar al oponente y lo otro es minimizar los peloteos largos.

Pero al ponerse en marcha el lunes el Abierto de Estados Unidos, la gran incógnita es si Federer redoblará la apuesta. También si su caudal de experiencia y despliegue físico le alcanzarán para hilvanar siete victorias seguidas en Flushing Meadows, y conquistar su primer título de Grand Slam desde que se proclamó campeón de Wimbledon 2012.

A diferencia de Cincinnati, los partidos en el US Open son al mejor de cinco sets. El calor y la humedad se convierten en factor ineludible, de hecho para los primeros cuatro días pronostican temperaturas que oscilarán en 32 grados centígrados (90 F).

El segundo preclasificado trató de atemperar las expectativas al recordar que no alcanza la final en Nueva York desde 2009, cuando perdió ante el argentino Juan Martín del Potro.

Federer debutará el martes contra Leonardo Mayer, un argentino que por un mero escaño no entró en la preclasificación del último Slam de la temporada. Número 33 del mundo, Mayer desperdició cinco match points en un duelo que acabó perdiendo ante Federer en el Masters de Shangai en octubre pasado. No es un rival cómodo para una primera ronda.

Cuando le preguntaron si mantendría el juego agresivo, Federer avisó que deberá adaptarse a una cancha más rápida.

“Hasta ahora, entrenando, las condiciones te permiten hacerlo”, dijo Federer. “Creo que la pelota vuela más rápido aquí. La superficie es un poquito más distinta a la de semana pasada. Estoy realmente enfocado en la primera ronda. Será verdaderamente duro enfrentar a Leonardo Mayer, así que debo caer en la realidad tras una semana fenomenal”.

Pero sus rivales saben muy bien a qué atenerse.

“No me sorprende para nada”, dijo Novak Djokovic, el número uno del mundo que venció a Federer en la final de Wimbledon y luego claudicó en la definición de Cincinnati. “Está jugando como nunca. Mucha gente se puso a hablar de que su carrera estaba acabada tras esa temporada (2013) por debajo de su nivel, pero ha vuelto más fuerte”.

“Aprovecha cada oportunidad para subir a la red. Acelera todo”, añadió el serbio. “(Andy) Murray, (Rafael) Nadal, y yo somos de tomarnos un poco más de tiempo. Creo que él lo sabe. Tácticamente, busca abreviar el punto y también está en óptimas condiciones físicas… Ahora me toca a mí y a los demás responder”.

Federer acentuó su agresividad cuando Stefan Edberg comenzó como su entrenador a fines de 2013, blindándose con el saque y mejorando la volea.

Mientras colegas de su generación como Marat Safin y Andy Roddick se jubilaron del circuito, Federer se exhibe en plenitud. Cuenta con una efectividad de 72% en cuanto a puntos ganados con su servicio este año, por encima del 70% en 2004.

“Lo considero más como un reto para mí, divertirme, en vez de enfocarse solo en mi oponente”, dijo Federer. “Es por eso que busco probar con un estilo diferente”.

 

Publicidad

Related Posts