Deportes

Las Águilas no se rinden y fuerzan un juego decisivo

Juan Lagares continuó con su magia de crecerse en los momentos apremiantes y con un potente contacto hizo que apareciera la palabra más deseada ayer por la enorme legión de fanáticos amarillos: juego siete.

Lagares, nativo de Constanza, sacudió un cuadrangular con las bases llenas en el cuarto episodio y el picheo de su equipo contuvo a los Gigantes para dar la victoria 6-5 a las Águilas, obligando a la celebración esta noche de un séptimo y decisivo encuentro para definir al campeón del campeonato otoño-invernal.

El partido será en el Estadio Julián Javier, la sede de los Gigantes, en San Francisco de Macorís. Chris Ellis, derecho, irá por los dueños de casa, mientras que por los visitantes lo hará el zurdo panameño Andy Otero, quien condujo a las Águilas a su primer triunfo en la final, precisamente en ese parque.

Los Gigantes tomaron la delantera en la parte alta del primer episodio y las Águilas lo empataron al cierre del mismo acto. Con las acciones igualadas a una carrera por bando, las Águilas embasaron dos corredores en el cuarto ante el abridor y derrotado Scott Harkin (0-1).

El dirigente interino de los Gigantes, Brayan Peña, sustituyó a Harkin por el también derecho Jesús Reyes, quien transfirió a Ramón Torres para llenar las bases. En conteo de cero bolas y dos strikes, Lagares le mandó el lanzamiento a las gradas vacías del bosque izquierdo para virar el marcador y dar a su equipo una ventaja que jamás perdió.

Los triunfadores marcaron otra carrera en el sexto que ayudó bastante a la causa, ya que los Gigantes hicieron cuatro carreras en el noveno, incluidos dos cuadrangulares ante Neftalí Féliz, uno de José Sirí con dos en base y otro solitario de Ronald Guzmán.

Pero el veterano relevista derecho Féliz ponchó a Juan Francisco para terminar la amenaza de los Potros de San Francisco y finalizar el partido.

Los Gigantes no cuentan con su dirigente Luis “Pipe” Urueta debido a unacondición de salud. Tampoco pudieron contar con los experimentados lanzadores César Valdez y Paolo Espino debido a lesiones en el cuello y la espalda, según informó el equipo.

El partido de ayer se celebró con fanáticos en el área central del Estadio Cibao. La Liga Dominicana de Béisbol informó que se le dio permiso a los equipos para que permitieran el acceso de 400 personas sin incluir la prensa u otro personal acreditado.

Ganó Joe Van Meter (1-1). El jardinero Lagares rermolcó cinco de las seis carreras de las Águilas y si su equipo obtiene la corona esta noche, es un fuerte candidato para el premio al Jugador Más Valioso de la final.

Esta noche no habrá mañana y se conocerá al monarca de la justa.

El Caribe

Publicidad

Related Posts