Locales Portada Turismo

OPÌONION: “Una campaña atípica”.

felixPor FELIX BETANCES.

La presente campaña electoral que se acerca a su final en unas horas, se ha diferenciado de otras, por haberse destacado en ella, algunas situaciones que antes, en lo que se recuerda, no se habían producido.

El término “atípico”, significa algo poco común o no conocido como costumbre; o sea, algo raro.

¿Qué es lo que hace atípica esta campaña?.

En primer lugar, la forma en cómo el Presidente Danilo Medina, logra imponer la reelección, con la modificación de una Constitución que se puede decir, había nacido horas antes (año 2010).  Los malabares que tuvo que hacer para lograrlo, en contra de quien se había erigido como el artífice de la misma, el Dr. Leonel Fernández y en contra de las aspiraciones de éste, a presentarse como candidato a la presidencia de la República, y que según se sabe, esto acordado como un compromiso entre ellos.

En segundo lugar y a pesar de los acuerdos y componendas que estos hicieron (reelección por reelección, etc.), ante el amotinamiento de Fernández, se notó un alejamiento de éste al igual que de sus seguidores, muchos de los cuales, no le perdonan a Danilo haber tomado tal decisión y que en tal sentido, nunca participaron en dicha campaña, a favor de su Partido o de su candidato.

En tal sentido, el Presidente candidato Lic. Danilo Medina, tuvo que asumir una candidatura personalizada, al saber que tenía muchos adversarios o enemigos silenciosos dentro, razón que le llevó a manifestar en varias ocasiones, que no confía en encuestas y que las encuestas están en las Urnas. Además de haber mandado a sus encargados de campaña, a buscar los votos hasta debajo de las piedras y en consecuencia,  tener que encabezar su campaña de manera personal en todo el País, como en señal de que no cree en nadie y agregar a esto; algo nunca visto en campaña alguna, como lo es el hecho de llamar telefónicamente a los ciudadanos dominicanos, para pedirles por favor que voten por él, como en una demostración de que no cree en los porcentajes que según la mayoría de las encuestas publicadas, le favorecen.

A pesar de todo esto, lució inmodesto, cuando en un momento dado, en vez de decir que ganaría en una primera vuelta, dijo que ganaría en “media vuelta”.

Por otro lado y como parte del atipísmo de la contienda, encontramos al principal candidato opositor, Lic. Luís Abinader, el cual fue vulgarmente engañado por un grupo de políticos “desactivados”, que salieron huyendo del PRD, porque no lograron lo que querían con su presidente Miguel Vargas Maldonado, a quien satanizaron al salir, calificándolo con los peores epítetos.

Estos, lograron seducir a Luis Abinader para formar lo que hoy es el PRM, pero que cuando vieron imposible lograr lo que se proponían, cogieron las de “Villa Diego”, también satanizándolo.

Esto obligó a Abinader a tener que fajarse casi solo, a hacer una campaña “cuasi mediática”, por carecer de recursos y de gente suficiente que lo acompañe, y a enfrentarse casi con las manos como dice el refrán popular, a toda una maquinaria gubernamental y con todos los recursos disponibles.

Hasta el momento y por lo que se aprecia, todo se pinta a favor del candidato oficial, pero como está dentro de las posibilidades el hecho de que hasta que el juego no se termina, nadie sabe quién gana, y si la naturaleza pariese uno de esos abortos que a veces acostumbra; no resultaría raro ver retornando a los pies de Abinader, pidiendo perdón, a muchos de aquellos insensatos que lo abandonaron. Así son los políticos dominicanos, muy atípicos.

Esperemos a ver.

Publicidad

Related Posts